Dengue en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Dengue en Cuba
Archives

SALUD PÚBLICA

La gravedad del Sistema de Urgencias Médicas
A. C. SAN MARTIN ALBISTUR | La Habana | 27 Jul 2013 – 9:58 am.

Ambulancias con 12 horas de demora o que no llegan nunca, desvío de
fondos, cifras infladas, robo de equipos, personal con antecedentes
penales y timo a los donantes extranjeros: así funciona el Sistema
Integral de Urgencias Médicas en la capital.

En 1997 el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) sustituyó el trabajo
socorrista de la Cruz Roja con la creación del Sistema Integral de
Urgencias Médicas (SIUM). El objetivo era mejorar la calidad de los
servicios de emergencia. El sistema quedó constituido con un Centro
Coordinador de Emergencia Nacional, radicado en La Habana y 14 centros
provinciales. Los centros dirigen las acciones para responder las
demandas, clasificarlas y enviar las ambulancias a prestar el servicio.

Las normativas del SIUM establecen 10 minutos entre la llamada de
auxilio y la respuesta (envío de ambulancia). En 2008 el diario Granma
publicó una nota sobre los “cuantiosos recursos” asignados por el
Gobierno para la compra de equipos y piezas dirigidos a perfeccionar el
servicio de ambulancias destinadas a urgencias médicas. La inversión
proveería a las ambulancias de respiradores artificiales, motores,
monitores de vigilancia cardíaca y otros componentes utilizados en las
unidades móviles.

La grave realidad

Con la intención de mejorar el tiempo de rescate y remediar el déficit
de personal, las 15 bases de ambulancias habaneras fueron reunificadas
en seis. Una de las unidades, Base Centro, enclavada en el municipio
Plaza, cuenta con 27 ambulancias de las cuales funcionan solo 12. Con
ellas deben prestar servicio a los municipios de Centro Habana, Habana
Vieja, Cerro y Plaza que reúnen un total de 569.812 habitantes.

De esas 12 ambulancias, dos fueron reservadas para emergencias. Otras
cinco fueron convertidas en micro (ambulancias colectivas) para
transportar hasta 8 pacientes sentados. Tres fueron destinadas a llevar
a los pacientes a consultas (son llamadas “trompos” por sus recorridos
de ida y vuelta). Y en la base se encuentran las dos últimas,
paralizadas por falta de camillas, lo cual ha sido reportado por los
directivos como “fuera de servicio por carencia de personal”.

La enfermera Idalmis González Castillo, exdirectora de la Base Centro,
expulsada del SIUM la pasada semana por denunciar la corrupción en el
sistema de urgencias, accedió a hacer declaraciones para DIARIO DE CUBA.

“Están engañando a la gente al decir que tenemos un SIUM preparado,
listo para rodar y rescatar personas”, dijo.

González aseguró que para los actos públicos convocados por el Gobierno
se crea una imagen de efectividad del servicio de urgencias.

“Usted quiere ver que llega el Primero de Mayo, sacan las ambulancias
del taller y le montan a la gente a como de lugar y hay que estar en la
Plaza… Y cuando se acaba el desfile hay que devolverlas al taller.”

Agrega Idalmis que “existen cinco Puestos Médicos de Avanzada (PMA)
equipados con todo”. Pero las ambulancias de dichos puestos “cubren las
actividades protocolares y las sesiones de la Asamblea Nacional del
Poder Popular”.

Pedro García Hernandez, conductor paramédico de la Base Centro, declaró
que “los equipos de desfibrilación de las ambulancias no tienen
baterías. Hay que conectarlos a la corriente para trabajar con ellos
porque las baterías de estos equipos están explotadas”.

Agregó que los monitores para signos vitales no funcionan en ninguna de
las ambulancias. “Solo la 13 y la 26 mantienen el funcionamiento de las
plantas de radio”, reveló.

“La única ambulancia donde funcionan los equipos es la 20, que tiene una
batería instalada por un trabajador, pero se la llevaron para el taller
por problemas de chapistería.”

Manifestó el paramédico que “los micros están haciendo recorridos largos
con los códigos 122 (cólera) y 113 (dengue)”. Y concluyó: “Durante el
trayecto los pacientes vomitan y se defecan contaminando a los
acompañantes y la tripulación”.

Personal no idóneo

Robos dentro de los domicilios durante la recogida de los pacientes,
demoras en el servicio que han provocado muertes y demandas sin
respuestas, son las quejas de los tributarios del servicio que revelan
ineficiencia.

Luis A. Collazo, exdirector provincial del Centro de Urgencias Médicas,
señaló al periódico Granma que el SIUM cuenta con equipos y personal
entrenado en el rescate y la asistencia vital. Aunque señaló la
existencia de “choferes no idóneos” para las ambulancias.

Sin embargo, la idoneidad también parece escasear entre los directivos.
Pues el asesor de la dirección provincial, Inocencio Javier Ramírez
Cortez, fue invalidado como enfermero al ser sancionado como cómplice de
asesinato.

El caso más crítico se describe en la demanda 99, expedida el 8 de
febrero del presente año. El desvío de la ambulancia hacia un destino
sin aclarar favoreció el fallecimiento de Orelis Coipel Fernández, de 28
años, con seis meses y medio de embarazo.

El doctor Frank, quien se encontraba ese día de guardia en el Centro
Coordinador de Urgencias del SIUM, declaró a DIARIO DE CUBA que dispuso
“a tiempo el despacho de la ambulancia para el traslado de la gestante
con una crisis de asma aguda”.

La ambulancia 12, conducida por Julio Cesar Acosta González, salió de la
base a responder la demanda, pero nunca llego a socorrer a Orelis
Coipel, quien fue trasladada al día siguiente hacia el hospital
Nacional, donde falleció.

Otro directivo, Julio Cesar Acosta, fue ascendido a supervisor aunque
posee un largo récord delictivo que incluye robo con violencia y
violación de domicilio de forma reiterada, así como un asesinato
infringiéndole golpes y corriente eléctrica a la víctima.

La corrupción

Un directivo del Centro Coordinador de Urgencias provincial que solicitó
no ser identificado por temor a represalias, declaró que en 2008
Inglaterra donó 75.000 dólares para informatizar el SIUM. Tal donación
estaba destinada a garantizar las comunicaciones directas entre las
bases y la dirección nacional. Y también se pretendía implementar un
sistema de GPS.

En 2010 los ingleses regresaron a la Isla para observar la
implementación de la ayuda. Los directivos del SIUM acomodaron entonces
un falso Centro Coordinador en el municipio Playa con computadoras
inexistentes. Durante la visita, los dirigentes se hicieron pasar por
enfermeros y telefonistas.

Afirma el paramédico Pedro García que Collazo, el director de entonces,
“se retiró y poco tiempo después abrió una paladar”. Y agrega: “En la
actualidad existen dos GPS, uno en el carro 1 neonatal y otro en el 36,
el móvil intensivo”.

Pedro García alega que Nelson Vicente Lobo, quien fue removido de
vicedirector de Coordinación a jefe del Departamento de GPS por utilizar
las ambulancias para uso personal, “se lleva los equipos para su casa
con el fin de repararlos, y no regresan”.

“Hay equipos en las ambulancias que están vacíos por dentro”, señala.

“La corrupción lleva años en el SIUM”, asegura Idalmis González
Castillo. “Durante el último cambio de dirección salieron a relucir 22
trabajadores fantasmas. Ivette Mora Cedeño, Marisela Ortega, Yilian
López, eran bajas del SIUM y seguían llegando sus salarios. Con eso no
se tomó ninguna medida”, expresa.

El doctor Carlos Aragón, actual director provincial, declara al MINSAP
118 ambulancias en servicio. El dato contradice las más de 30 demandas
diarias que realiza cada ambulancia con retardo de 12 horas y el aumento
en las quejas de la población.

Refiere Pedro García que el pasado lunes las deficiencias provocaron una
inspección del vicedirector de Transporte del MINSAP quien constató la
falsedad de los datos ofrecidos por el dirigente.

Mentiras, corrupción, delincuencia y muerte, son las garantías del
sistema de emergencias médicas de Cuba. Un servicio de cuya urgencia y
profesionalidad podría depender la vida de cualquier cubano.

Source: “La gravedad del Sistema de Urgencias Médicas | Diario de Cuba”
- http://www.diariodecuba.com/cuba/1374856276_4404.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *